ANDRÉS BERZENKOVICH - FITOTEC SRL

ANDRÉS BERZENKOVICH - FITOTEC SRL




Es presidente de un emprendimiento vitivinícola que su familia adquirió en el año 2000 y a su vez es socio gerente de un vivero especializado en plantines de semillas y hortalizas.

Viene de una cuna histórica y tradicionalmente vinculada con la agroindustria. Su abuelo, su papá, su mamá y sus tíos fueron conocedores del campo, cultivaron uvas y hierbas aromáticas y como si fuera poco, se convirtieron en grandes hacedores de vinos. Por eso no era de extrañar que el único varón de los Berzencovich-Pulenta, Andrés, estudiara Agronomía en Mendoza. El título más la herencia de familia le vaticinaron un doble futuro y actual presente: por un lado comparte con sus hermanas (Gail, Daniela y Carolina) la presidencia de las Bodegas Bórbore, emprendimiento que la familia compró en el año 2000 y que con esfuerzo hicieron revivir (la Justicia había decretado la quiebra de esta bodega) y por otro, desde 1996 y con su mejor amigo y casi hermano (Pedro Martín), fue creciendo al mismo ritmo que su propia empresa, Fitotec, un vivero de plantines de hortalizas, principalmente.

Tiene 40 años, casi 41. Y si bien nunca se lo planteó ni lo habló con los que lo rodean, considera -ante la pregunta de qué le aportó a ambas empresas el hecho de estar manejadas por cabezas jóvenes- que le han dado la frescura de poder adaptarse a los tiempos que corren por un lado, las ganas de hacer y proyectarse y por otro, la capacidad y los conocimientos para poder vaticinar lo que puede llegar a suceder en el escenario económico en que se mueven. "Antes quizás se evaluaba más lo que podría suceder o se era más temeroso, en cambio en estas gestiones tomamos decisiones motivados por el estudio del mercado: por ejemplo si no conviene exportar porque los costos internos no lo permitían, como sucedió hace unos años atrás, no se piensa tanto y se ejecuta. Nosotros por ejemplo dejamos de mandar vino a Rusia y Brasil. De a poco, la situación va repuntando y ahora estamos exportando a Estados Unidos, Inglaterra, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Noruega, y menos a Brasil y Taiwan. Yo creo que es importante poder mirar dónde uno está parado", dice.

Otra gran ventaja que adaptó en su otra empresa Fitotec fue la incorporación de tecnología de alta gama y creada especialmente por técnicos sanjuaninos para los requerimientos de riego de la empresa. No tuvo que hacer tantas evaluaciones ni sondeos. Sencillamente adoptó la maquinaria nueva -llamada "carro de riego", una especie de robot automático que se ocupa de hacer riegos controlados- para ser más competente, reducir costos y especialmente cumplir con los tiempos de los clientes, muchos de ellos grandes industrias del país.

"Desgraciadamente mi papá y mi abuelo fallecieron. Mi papá murió cuando yo estaba arrancando con Fitotec así es que él vivenció sólo los comienzos. Espero que ambos estén orgullosos del camino que estamos transitando", remarca con orgullo sobre el presente de la bodega en la que se elaboran 7 millones de litros de vinos finos y sobre su vivero de almácigos en pan de tierra, negocios de los que hay sólo 3 en toda la provincia.

Fuente: Diario de Cuyo

  




+ Contacto

FITOTEC S.R.L.

administracion@fitotec.com.ar

(0264) 4921900

Ruta 40 km 3445 | San Juan Argentina